Cómo utilizar el color

27/07/2016

No hay nada como una buena dosis de color para alegrarnos la vida. Para mí el color es sinónimo de diversión, riesgo, pasión, y por eso mismo hay veces en que nos cuesta utilizarlo (me incluyo).

Nos decantamos por decorar en tonos neutros como el gris, blanco o arena, por miedo a meter la pata o a que el resultado no quede bien.

 

Imagen vía:http://casaydiseno.com/

 

Pero aunque la mayoría pensamos que es fácil decorar con blanco, beige o gris, los neutros son tonos muy difíciles, porque no ambientan ni decoran, solo realzan lo existente.

 

Funcionan muy bien en casas con mucha luz natural, con arquitecturas potentes y muebles y objetos de calidad, pero el resultado puede ser bastante triste en otros casos.​ Para aportar personalidad a las casas más sencillas el color es la gran baza. Eso no significa apostar por los colores chillones.

 

 Imagen vía: http://amqueretaro.com/

 

 

 

¿Cómo elegimos una combinación de colores que funcione?

 

¿No sabes por dónde empezar? Es normal, elegir y combinar bien los colores no es fácil. No se trata solo de elegir un color, sino de escoger una gama de colores que funcionen entre sí y armonicen tanto con tu casa como con tus emociones.

 

 

Ésta es la rueda de color donde se representan los colores básicos.

 

Éstos se pueden dividir en colores  primarios: Rojo, amarillo y azul, que no se pueden conseguir mezclando otors colores), colores secundarios: se consiguen mezclando los colores primarios entre sí, y colores terciarios: se consiguen de la mezcla de primarios con secundarios.  La rueda de color también se divide en colores cálidos y fríos,  amarillos y rojos por un lado, y azules y verdes por otro.

 

La rueda de color se puede completar aún más con matices, sombras y tonos.

Éstos son clave porque cuando creamos nuestra paleta de color usaremos una familia de colores, no sólo un color.

 

 

A continuación os explico una serie de reglas para que sepáis cómo usar la rueda de color  y crear diferentes paletas de color: monocromática, complementaria, análoga, complementaria dividida, ect.  y añado ejemplos a cada una de ellas.

 

Otra cosa a tener en cuenta a la hora de crear tu propia paleta de color es que siempre debes incluir al menos un tono neutro.  Los tonos neutros son aquellos que abarcan del blanco al negro, pasando por el gris, incluye todos los colores con predominio del gris, los blancos crudos y los tonos de color marrón, desde los cremosos hasta los tostados.

 

 

 

a)  PALETA MONOCROMÁTICA​

 

 

La combinación monocromática es la más simple de todas. Consiste en utilizar un color único como base y sus matices en diferentes tonalidades e intensidades. Esta aparente monotonía se puede atenuar aplicando distintos tipos de texturas que sean las que provoquen contraste o utilizando matices de color muy distanciados entre sí, por ejemplo: azul claro y azul oscuro.  

 

 

En el ejemplo se ha optado por un color azulón y sus diferentes matizes, y como colores neutros el negro, gris, blanco y madera.

Imagen vía: http://amqueretaro.com/

 

 

b)  PALETA DE COLORES ANÁLOGOS

 

 

Por lo general nos atraen los colores análogos porque los encontramos en todos los lugares, sobre todo en la naturaleza, (piensa en los diferentes colores de la piel de un melocotón).

 

Para crear una paleta de colores análogos elegimos dos, tres o cuatros colores que están adyacentes en la rueda de color. Podemos usar todos los colores con la misma intensidad, o usar uno como color dominante y los demás como relleno.

 

 

En el ejemplo se ha optado por una paleta de colores en azul, lila y rosa, y como colores neutros el blanco.

 

 Imagen vía: http://lemonbe.com/

 

 

c)  PALETA DE COLORES COMPLEMENTARIOS

 

 

Las combinaciones de colores complementarios producen el mayor grado de contraste sin caer en la desarmonía. En decoraciones aburridas o poco vitales, podemos animarlas con detalles en colores complementarios.

 

Sólo tienes que elegir un color e ir directamente a la opuesta en la rueda de color, para encontrar su color complementario. Los colores que elegimos podemos descomponerlos en su familia; matices, tonos y sombras. Podemos usar un color como color dominante y el otro como relleno, y para completar la paleta elegimos un color neutro.

 

 

En el ejemplo se ha optado por una paleta de colores en azul y naranja, y como colores neutros el gris, beige y blanco.

 

 Imagen vía: www.cutypaste.com/

 

 

d)  PALETA DE COMPLEMENTARIOS DIVIDIDOS

 

 

Hasta ahora todo fácil, ¿verdad? Ahora las cosas se ponen un poco más complicadas. Para una paleta de color de complementarios dividida elegimos un color y  los adyacentes a su complementario.

Si la paleta de colores complementarios te parece demasiado atrevida, puedes probar a usar esta de complementarios divididos, ya que suaviza la mirada sin dejar de ser una paleta atrevida y visualmente interesante.

 

 

En el ejemplo se ha optado por una paleta de colores en azul y su complementario naranja dividido en tonos más rosáceos y otros color teja.  Como colores neutros el blanco y el material bambú.

 

 Imagen vía: http://www.cutypaste.com/

 

 

e)  PALETA DE TRÍOS ARMÓNICOS

 

Es una combinación de máximo contraste, visualmente excitante. El trío armónico está formado por los tres colores que quedan en los vértices si trazamos un triángulo equilátero en el círculo cromático. Tomando como punto de partida cualquier color, podemos trazar un triángulo equilátero en el círculo cromático.

 

Es necesario descomponer los colores en cada familia para encontrar sus matices, tonos y sombras entre los que más te gusten. Luego combina con tu neutral y a disfrutar!

 

 

En el ejemplo se ha optado por una paleta de trío armónico compuesta por el azul-turquesa, amarillo y el rosa. Como color neutros el blanco.

 

  Imagen vía: http://salasdecoracion.blogspot.com.es/

 

 

De momento esto es todo. Espero que os haya parecido interesante.

 

Si tenéis alguna duda no dudéis en escribirme!  Eskerrikasko!

 

 

 

Please reload

© arkibe estudio